PREGUNTAS QUE TODO PACIENTE SE HACE

1.- ¿Por qué me quedo en blanco en el momento de la consulta?

R= Cuando se comunica una mala noticia o estás a la espera de una información importante, es normal quedarse en blanco. Esto es debido al impacto de lo que nos dicen o lo que representa esa información que nos están dando, que provoca un bloqueo emocional que impide reaccionar inmediatamente y procesar adecuadamente la información recibida.

 

2.- ¿Por qué se me olvida plantearle las dudas al médico?

Cuando vas al médico estás centrado en que te diga que todo va bien y que la enfermedad responde frente al tratamiento. Tanto si la información es positiva como si no, se pueden producir bloqueos emocionales que impiden comunicarse eficazmente. La memoria falla para recordar preguntas sobre los efectos secundarios de los tratamientos. Por ejemplo, apuntar las preguntas cuando estas surgen, para llevarlas escritas a la consulta, es un buen hábito que te permite controlar la situación y obtener las respuestas que necesitas.

3.- ¿Se me va a caer el pelo?

Depende del tipo de tratamiento que recibas influirá en el que se te caiga o no el pelo. Esto ocurre porque el tratamiento está diseñado para atacar a las células de reproducción rápida. Pero no todos los tratamientos tienen el mismo efecto. Si esto es importante para ti, es recomendable que hables con tu médico o con el equipo de enfermería sobre este efecto secundario al tratamiento y sobre las opciones disponibles para manejarlo.


4.- ¿Por qué a mí o por qué no?

¿Por qué a mí? Cuando llevamos un estilo de vida que para la sociedad es ejemplar (no fumas, no te drogas, haces ejercicio, cuidas tu alimentación) es normal que surja este pensamiento porque necesitamos una justificación de los motivos que dan origen a la enfermedad. Pero el cáncer es aún una enfermedad muy desconocida en cuanto a sus causas. Hay factores externos que no puedes controlar y sobre los que nos falta información. En cualquier caso, puede sucedernos a todos. No debes culparte tampoco. Aunque pensases que has hecho algo que podía haberlo causado. Una vez diagnosticado la energía debe enfocarse en afrontarlo de la mejor manera posible.

5. ¿Mi estilo de vida fomentó que desarrollará un cáncer?

Cuando recibes un diagnóstico necesitas una justificación, conocer el motivo que puede haber provocado que hayas desarrollado un cáncer. Existen factores de riesgo que pueden aumentar las probabilidades de un diagnóstico o que pueden influir en la respuesta a los tratamientos. Tú médico puede ayudarte a resolver estas preguntas.

6. ¿Es hereditario?

Aunque existen estudios genéticos al respecto y en algunas enfermedades esto se tiene en cuenta y existe un protocolo para estos casos porque puede haber factores de riesgo respecto a la población en general, en el área hematológica no se ha demostrado la existencia de estos factores de riesgo.

7. ¿Los tratamientos al ser agresivos, no me afectan más?

Los tratamientos que se reciben son los que tiene una evidencia clínica y que son los que tú médico considera adecuados para tu diagnóstico. Por lo que se convierte en la mejor opción. En las asociaciones de pacientes puedes encontrar material informativo sobre los tratamientos que recibes.

8. ¿Qué efectos secundarios voy a tener?

Los efectos secundarios pueden variar de acuerdo al tratamiento, pero esta pregunta es importante que la consultes con tu médico que es el que mejor te puede asesorar. Las asociaciones de pacientes pueden tener manuales escritos por expertos que te pueden aclarar esas dudas relacionadas.

9. ¿Me voy a curar?

Intervienen muchos factores al respecto, cuan avanzada está la enfermedad en el momento del diagnóstico, si tienes hábitos de vida saludable, comorbilidades, tu respuesta a los tratamientos, todos ellos son aspectos que podrían influir en la remisión de la enfermedad. Existen diferentes tipos de cáncer hematológicos, donde el objetivo principal es cronificar la enfermedad, pero que pueden ofrecer buena calidad de vida y una supervivencia a largo plazo.

10. ¿Habrá personas con mis características que lo han superado?

Es importante centrarte más en tu proceso, debido a que cada persona responde de una manera distinta y en un principio esto podría no beneficiarte, porque, aunque la persona haya tenido una buena respuesta la situación se podría vivir de manera diferente.

11. ¿Volverá a aparecer la enfermedad?

No hay una respuesta generalizada y con garantías a esta pregunta. Es importante que sepas que cada vez hay mejores tratamientos y que las revisiones están para detectar cualquier anomalía a tiempo.

12. ¿Tengo que pedir la baja en el trabajo?

Dependiendo de cada persona y del tipo de tratamientos puede ser recomendable pedir una baja. Pero esto depende básicamente de las limitaciones que sientas en el momento de realizar tu trabajo.

13. ¿Cómo se lo digo a mis amigos?

Es importante normalizar la situación y contarlo con toda la naturalidad posible, y también es importante que les hagas saber de qué manera quieres que te ayuden.

14. ¿Podré viajar e ir a la playa?

Sí, pero tienes que tomar las precauciones pertinentes, por ejemplo, es especialmente importante por el tema de la piel que es muy sensible ante los distintos tratamientos hematológicos. También es conveniente tomar en consideración ciertas medidas de higiene por el tema de infección. Tu médico y/o enfermero pueden ayudarte y darte más información y recomendaciones.

15. ¿Es normal sentir emociones negativas?

Ante una noticia negativa, es normal sentir emociones como rabia, tristeza, miedo, envidia e impotencia, si estas perduran en el tiempo puede ser importante consultarlas con un psicooncologo para que te ayude a gestionarlas.

16. ¿Necesitaré ayuda o seré dependiente?

Depende de la situación, pero por lo general muchas veces necesitas ayuda de forma temporal, recuerda que el objetivo siempre es que puedas tener una buena calidad de vida

17. ¿Me voy a morir?

Esta es una de las preguntas más difíciles de responder. Aunque el cáncer está asociado a muerte, se evidencia que cada vez más personas logran superar esta enfermedad.
Es común la aparición de este pensamiento cuando como paciente, no tenemos una respuesta esperada a los tratamientos o surge alguna complicación.

18. ¿Puedo conducir?

Cuando estas recibiendo tratamientos no es aconsejable conducir. Puedes consultar la información en el prospecto del medicamento o con tu profesional sanitario.

19. ¿Debo cambiar mi alimentación?

Lo importante es que sigas la dieta adecuada, es importante que preguntes que alimentos no puedes comer porque pueden interferir con el medicamento.

20. ¿Qué profesionales pueden ayudarme?

Aparte de tu médico y enfermera puede haber otros profesionales que jueguen un papel fundamental como el psicooncólogo, nutricionista, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional o trabajador social, entre otros. El trabajo de todos y cada uno de ellos, pueden darte el soporte que requieras en un aspecto determinado.

21. ¿Puedo tener hijos?

Esta es una pregunta que debes plantearle a tu médico para que te diga cuales son las opciones y recomendaciones durante tu enfermedad y durante el tratamiento

22. Tengo una entrevista de trabajo ¿tengo que decir que tengo cáncer?

Si sale el tema es importante mencionarlo o si estás cambiando de trabajo, pero recuerda que primero debes mostrarte como profesional más que como pacientes con cáncer. Si lo planteas podría ser bueno que aportes soluciones.

23. ¿Puedo hacer vida normal durante los tratamientos?

Si te sientes bien, puedes hacer tu misma rutina, pero debes tener en cuenta distintos aspectos como por ejemplo que hay algunos lugares en los que necesitas tomar más precauciones de higiene, protección solar, etc.

24. ¿Cómo sé qué síntomas son importantes y cuáles no?

Esto es un factor que tienes que considerar y profundizar con tu médico y que tiene que ser parte de la libreta de dudas.

25. ¿Por qué me siento mejor sin el tratamiento?

Todos los medicamentos que tomamos o nos administran tiene efectos secundarios. Cuando estamos en tratamiento es normal que haya algún efecto secundario, por eso es importante que conozcas y que consultes con tu médico si hay medicación o alguna otra medida que ayuda a manejar estos efectos.

26. Si no tengo muchos efectos secundarios ¿eso significa que el tratamiento no me está haciendo efecto?

Para nada, cada persona reacciona de una manera distinta, si tu médico te dice que está todo bien, no debes preocuparte.

27. ¿Puedo hacer deporte?

El ejercicio físico es fundamental porque te ayuda a fortalecer la masa muscular, el sistema inmunológico y te ayuda a sentirte mejor. Sólo debes recordar no exigirte un nivel que represente para ti un esfuerzo muy grande.

 

 

FUENTE CANCERDELASANGRE.COM

Formulario Rapido

  1. Email(*)
    Invalid email address.
  2. Consulta
    Invalid Input

Datos de contacto

TELÉFONO:
(+54) 011-4382-0783
(011) 15-3206-6023

EMAIL:
info@asociacionalma.org.ar

DIRECCIÓN:
Av. Corrientes 5479 4°Piso
Buenos Aires - Argentina

Ubicación

Donaciones

Tu aporte nos permite llegar y ayudar a más pacientes!

Click aquí:

JoomShaper